El timo de la estampita en la venta por televisión.


Bueno, pues ya se han acabado los estudios y los exámenes, así que vuelvo a tener más tiempo para escribir en el blog.
Para comenzar este artículo quiero deciros que siempre he sido contrario a comprar productos por televisión o a través de internet. Porque la primera vez que lo hice me estafaron; era una oferta de juegos para ordenador, en la tienda tradicional valían más de 100 euros y por internet 50. Por esta razón y a pesar de mi desconfianza hice el pedido, y a pesar de pedirme que pagara por trasferencia y por adelantado “nunca recibí los juegos”. 
Bueno…y como siempre pasa no se denuncia porque cuesta mucho más que el valor de los juegos. 

Pero volviendo al asunto de la “tele venta”;viendo una de estas cadenas que se dedican solo a la venta de todo tipo de productos. Me gustaron unas gafas de sol, además, con la compra de un par…regalaban otra, el precio 60 euros. Las gafas de sol para mí son un complemento necesario en el verano, pero no las uso el resto del año. Pero tengo claro que sólo el 20% de las gafas que se venden actualmente cumplen las condiciones necesarias para garantizar una protección eficaz frente a las radiaciones solares. Por eso suelo comprar siempre las gafas en ópticas, porque son los que ofrecen productos de calidad y un seguro para nuestros ojos. 

Pero la oferta era muy buena y una propaganda que no busca informar si no convencer…me convenció de comprar. Según ellos…tanto las monturas como las lentes, poco menos que estaban fabricadas con material de la era espacial y del siglo XXI y un…cuerno!. 
Por lo que se refiere al uso “solo las he utilizado alternado los dos pares el verano pasado”. Pues hace unas semanas con el sol apretando con fuerza decidí volver a utilizar las gafas, y lo normal es limpiar los lentes con el paño que iba con las gafas. Lo que ya no es normal que limpiándolas con cuidado “unas se rompieran en dos”. 


En suma… tenemos que aprender a tomar una postura crítica ante la publicidad engañosa, así podremos detectar cualquier omisión que hagan al anunciar algún producto. De esta manera lograremos hacer un mejor uso de nuestro dinero y por lo tanto realizar un consumo inteligente.
De todas formas, yo  hablo desde mi experiencia y no quiero decir que todos los productos que se venden en televisión o en la red sean de ínfima calidad o un engaño.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La mentira de las gafas progresivas baratas

Monumento a Ausiàs March del escultor Andreu Alfaro.

Un patán llamado Donad Trump.