Adolescentes y delitos.

Antes de nada, escribo este artículo después de ver como un adolescente puede cometer delitos tan graves como violar o asesinar y salir impune por una ley del menor injusta. Unos criminales, que por pertenecer a un grupo protegido “menores de edad” se libran de todo. Me parece imposible que un adolescente pueda cometer delitos tan graves como algunos que conocemos a través de los medios de comunicación. 
Como respuesta encontramos discusiones sobre la conveniencia o no de rebajar la edad penal, pero hay otros aspectos que habría que plantearnos. En muchos adolescentes se observan comportamientos nuevos, con una actitud que muestran poca o nula sensibilidad y la disminución de la capacidad de emocionarse, así como una falta de empatía, incapaces de ponerse en el lugar de otras personas, por mucho que sufran. Y a consecuencia de todo esto aparece una falta total de respeto por las personas, que puede resultar muy ofensiva y dolorosa. 
En estos grupos de adolescentes también se observa menos capacidad para relacionarse de manera positiva, y dificultad para expresar los sentimientos y para participar y convivir a partir de unas normas colectivas. Se ha de decir que, para entender muchos comportamientos de los adolescentes de hoy día, haría falta analizar a fondo la actuación de las familias y, a la vez, el papel de la televisión y de internet y sus redes sociales en su formación o deformación, sin olvidar que los valores sociales dominantes, mercantiles y consumistas, favorecen la formación de un tipo de personas adolescentes egoísta y materialista, que no hace gran distinción moral entre el bien y el mal. 
En fin, el problema es de todos y hace falta comenzar a resolver un grave problema que tiene esta sociedad. Lo mejor que haría el gobierno es endurecer esta ley, pues evitarían así que muchos de ellos delinquieran por temor a las consecuencias. Sobre todo sería importante bajar la ley penal del menor. En algunos países son los jueces los que tienen la potestad de juzgar como menor o adulto, dependiendo de lo grave que sea el delito cometido. Un adolescente de 13 años que mató a toda su familia en los Estados Unidos fue condenado a cadena perpetua. Aquí en España y en los últimos meses dos adolescentes de 15 y 13 años han asesinado a sus profesores, y ni tan siquiera se le a detenido...ni se le va juzgar. Ya puede hacer las barbaridades que se les pase por la cabeza, que la ley les libera de cualquier responsabilidad por se menor"igualito que en USA".

Comentarios

Entradas populares de este blog

La mentira de las gafas progresivas baratas

Monumento a Ausiàs March del escultor Andreu Alfaro.

Un patán llamado Donad Trump.