Estación del Norte de Valencia.

                                                                        Foto: Wikipedia
El edificio de la estación del norte de Valencia, es una obra del arquitecto valenciano Demetrio Ribes Marcos, nació en valencia en 1875 y falleció en 1921. Se formó en Madrid, pero la mayor parte de su obra la hizo en Valencia, su obra más conocida en la ciudad de Valencia ha sido la estación del norte. 

Es una maravilla arquitectónica claramente influenciada por el estilo del vienés Otto Wagner. El vestíbulo tiene una bella ornamentación del trencadís (mosaico normalmente de trocitos de cerámica o de otros materiales llamativos), nos encontramos unos cuantos rótulos que nos desean que tengamos un buen viaje en varias lenguas, como el italiano, inglés, griego, portugués o el alemán. Son unos bellos rótulos de trencadís que tienen sobre cien años. 


Cuando vamos a traspasar la puerta de la derecha que nos dirige hacia los andenes, vemos unas palabras en lengua castellana. Pero ¿y en valencià? ¿Es posible que el arquitecto Demetrio Ribes , que era de la ciudad de Valencia, olvidara la lengua de su tierra? Pues no, no lo va olvidar. En cada una de las dos columnas que hay en el vestíbulo dice «bon viatge» en nuestra lengua y además lo dice en vasco, gallego y castellano. Son unos bellos rótulos como los otros, pero que alguien, hace muchos años «imagino que sería en la dictadura, donde estaban prohibidas el resto de lenguas de España » tapó con una obra alrededor de las columnas para poner unos asientos. Supongo que eso de los asientos no era más que una excusa y que van mandar tapar parcialmente la columnas con la única finalidad de que no se pudieran leer cosas tan tremendamente supervisas como « bon viatge en valenciano i ondo ibilli en euskera».Está claro que no podían  permitir otras lenguas diferentes al castellano.


 Espero que quien mandara tapar los rótulos lo hiciera de forma que algún día se puedan destapar las columnas y poder recuperar los magníficos rótulos ahora tapados. Confío y deseo que, además de atentar contra las lenguas, no atentaran también con nuestro patrimonio arquitectónico. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

La mentira de las gafas progresivas baratas

Monumento a Ausiàs March del escultor Andreu Alfaro.

Un patán llamado Donad Trump.