Quo Vadis, del escritor «Enrique Sienkiewicz».

Quo Vadis es la coronación de la brillante y larga vida literaria de un escritor polaco. Que desde 1874, consiguió la atención de la crítica europea con una serie de Ensayos, publicados bajo el pseudónimo de Litwos. Sus, Hania, En busca de la felicidad, Más allá del misterio, Luchar en vano, revelaron grandes cualidades descriptivas y la penetrante mirada del psicólogo en el joven escritor. Más tarde se dedicó a la novela del drama histórico, dando á luz novelas como A sangre y fuego, ¡Sigámosle! Pan Miguel Volodyouski, con lo cual, a la vez que un gran escritor, se mostraba como un investigador escrupuloso y sagaz, 


Más allá de las fronteras de su país no era muy conocido, pero el éxito lo conquistó con Quo Vadis y casi de improviso, comenzó a ser conocido por el mundo, su obra fue traducida á casi todos los idiomas. Despertó un gran interés para todos aquellos que buscaban la emoción de un drama, como los que buscaban estudiar los detalles de la vida de un periodo interesante y lejano de la historia. Quien leía esta novela se daba cuenta de la honda transformación que sufrieron los que abandonaron las creencias del paganismo romano, y abrazaron esa doctrina nueva y extraña que era el cristianismo. 

Henryk Sienkiewicz (Wola Okrzejska, 1846-Vevey, 1916) fue un escritor polaco, hijo de una familia A sangre y fuego (1884), El diluvio (1886), El señor Wolodyjowski (1888), Sin dogma (1891), La familia Polaniecki (1894) y Los cruzados (1897-1900). Son también notables sus relatos (Nadie es profeta en su tierra, 1872; Bocetos al carbón, 1880), sus novelas cortas (Bartek el vencedor, 1882; El torrero, 1880; Sachem, 1889) y la novela histórica Quo vadis? (1896). Ya en su juventud había publicado cuentos y novelas como En vano y Humorísticas de la carpeta de Worszyllo (1872-73)
Perteneciente a la nobleza campesina, se formó en un ambiente rural donde se mantenían vivas las tradiciones polacas. Estudió en Varsovia, y luego inició su carrera como periodista (1869). De 1876 a 1879 realizó varios viajes por California, Francia e Italia; posteriormente visitaría España, Grecia, Turquía, y, otra vez, América. Recibió el Nobel de Literatura en 1905. Se le recuerda, sobre todo, por sus novelas inspiradas en la historia de Polonia.

 Mi opinión:
Enrique Sienkiewicz es la traducción que hizo del nombre en la versión española Eduardo Poirier, por lo tanto he mantenido ese nombre y no el polaco. Fue editada e imprimida en Barcelona el año 1904 y consta de dos tomos, es la sexta edición y de la  Editorial Maucci de Barcelona. Esta novela es una narración de la época de Nerón y sin duda una novela histórica maravillosamente escrita y bien documentada, que nos enseña mucho sobre la época y el lugar de los que trata.
A nivel internacional, creo que Quo Vadis fue con la que cosechó mas existo, es una frase latina que significa «¿Adónde vas?».La frase está vinculada a una tradición cristiana que gira en torno a San Pedro. En el año 64, Nerón estaba en plan cabroncete con los cristianos a los que convirtió en objeto de su ira tras el gran incendio de Roma, en el 64 d.C. Algunas personas sospechaban que Nerón mismo comenzó el incendio, así que el apuntó su dedo acusador a los cristianos. San Pedro Temeroso de que algo malo le pudiera suceder, escapa de Roma por la Vía Apia, pero en el camino se encuentra con Jesucristo que iba cargando una cruz. Pedro, al verlo, le pregunta: «Quo vadis Domine» (¿Adónde vas, Señor?) a lo que Cristo contesta: «Romam vado iterum crucifigi» («Voy hacia Roma para ser crucificado de nuevo»). 

Pedro, avergonzado de su actitud, vuelve a Roma a continuar su ministerio, siendo posteriormente martirizado y crucificado cabeza abajo. En el lugar de su martirio se levanta hoy día, según la tradición, la Basílica de San Pedro de la Ciudad del Vaticano y en la cripta de la Basílica reposan sus restos. Por lo que se al respecto, no está claro que San Pedro se encontrara en Roma en ese momento, y que coincidiera con San Pablo, que también es mencionado en la novela, pero tampoco la hay que no fuera así.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La mentira de las gafas progresivas baratas

Monumento a Ausiàs March del escultor Andreu Alfaro.

Un patán llamado Donad Trump.