La estafa de la amiga....

Antes que nada quiero decir, que sigo en mi guerra particular contra estos sinvergüenzas y estafadores de poca monta en algunos casos. Por tanto voy a contar un par de estafas bastante comunes y que son cometidas en persona y no por Internet. 
En relación a una de estas estafas, fue a mi madre hace unos años por una joven que se hizo pasar por la amiga de su nieta y mi sobrina. 
Un día llaman a la puerta, en casa estaba sola mi madre y una chica muy joven le pregunta por la nieta. 
—Hola, ¿cómo está? —Dijo ella nada más contestar mi madre—. 
Sin dejar responder  a mi madre, continuó… 
—He quedado aquí con su nieta. 
Que yo sepa María no tiene que venir esta mañana, pero si se lo ha dicho… 
—No, no puede tardar mucho ya que he quedado a esta hora ¿puedo subir a su casa y esperarla ahí?. Era muy educada y lo menos que podía sospechar mi madre es que la estaba engañando. 

No habían pasado ni cinco minutos y le pide un vaso de agua, mi madre se lo lleva y cuando se lo bebe, le pone una excusa de que se había dejado algo encendido en casa y como vivía cerca…iba i venia. Ir fue, pero volver no volvió. 
Al no tener teléfono, mi madre no puedo llamar a mi sobrina y decirle que una amiga le estaba esperando, hasta que habló con ella. Claro, en ese momento se dio cuenta de lo que había pasado y se fue a su habitación ha mirar  en el cajón de la mesita donde guardaba el dinero, 200 euros que habían volado.

En cuanto a mí, vino una mujer a mi casa con la excusa de que era una amiga de la época del colegio y de ir con la misma pandilla durante unos años. Y como siempre, empiezan dando lastima y contando todas sus desgracias y su mala suerte en la vida "casi siempre inventadas" para al final darte el sablazo. La verdad, que a mí me resultaba conocida pero no la ubicaba en mi vida escolar, ni en la adolescencia "podía ser que algún día me la hubiera cruzara por la calle". Pero intentó sacarme 50 euros, con la excusa de que había perdido la tarjeta al meterla al revés, algo que yo he intentado hacerlo y no la ha cogido.

Yo no sé lo que hay que pagar por la insulina aunque sea con receta. Pero sí que sé por un familiar mío, que si no puedes conseguir la insulina por cualquier motivo. Puedes acercarte a tu hospital de referencia y te la suministran sin pagar nada.
 Le dije que no tenía dinero en casa nunca, lo único que tenía era 10 euros en la cartera y se los di…para que se largara! Y se fue de lo más contenta...ya tenía para cervecita y patatas bravas.

Para finalizar, el riesgo que corren  es mínimo. Si no hubiera habido una nieta, con decir que se había equivocado de casa…solucionado. Si la hubiera pillado cogiendo el dinero, se hubiera ido con el sin ningún problema, mi madre difícilmente la hubiera podido retener y 200 euros no son delito sinó una falta, porque al fin y al cabo la dejó pasar mi madre.
Y si  a mí me hubiera sacado los  50 euros tampoco es ningun delito. Son sinvergüenzas que viven  de la mentira y el engaño. Y aunque sea poco dinero sienta muy mal que te tomen por gilipollas.    

Comentarios

Entradas populares de este blog

La mentira de las gafas progresivas baratas

Huevos llenos de Sangre.

La verdadera historia de Elsa la “leona”.