Mueren Heather Menzies y Charmian Carr (Sonrisas y lágrimas).

Charmian Carr...
Es conocida especialmente por haber sido Liesl, la hija mayor de la familia Von Trapp murió a los 73 años de edad en septiembre por complicaciones relacionadas con la demencia que padecía. Nacida el 27 de diciembre de 1942 en Chicago, Illinois, la actriz era la segunda hija de una artista de vodevil, Rita Oahemn, y de un músico, Brian Farnon.
Heather Menzies-Urich...
Interpretó a Louisa Von Trapp en Sonrisas y lágrimas, falleció este domingo a los 68 años en su domicilio a causa de un cáncer de cerebro que le diagnosticaron hace solo cuatro semanas, tal como cuenta TMZ. Menzies nació en Toronto y tenía 15 años cuando la película musical se estrenó en 1965. Luego ganó diez premios Oscar, incluido el de mejor película. Interpretó a la traviesa tercera hija de Von Trapp.
     Toda vida tiene un principio y un final “esto lo tenemos claro todo el mundo”. Pero a veces la muerte de una persona que solo conoces a través de la gran pantalla te llena de tristeza. Y este es mi caso ante la desaparición de dos actrices “Heather Menzies y Charmian Carr”. Y aunque sus carreras cinematográficas fueron efímeras, solo hizo falta una  película “Sonrisas y lágrimas”para convertirlas en leyendas del cine. Un amigo en su blog “Pensamientos y más cosas” escribió “que tiene la costumbre todos los años en Noche Buena de subir a la terraza de sus padres a las 8 de la tarde y enciender una vela”. Yo también tengo una costumbre o más bien un ritual en Noche Buena; Cuando acabo de cenar con la familia y vuelvo a mi casa, por muy tarde que sea  me preparo un chupito de licor de hierbas y unos pastissos de moniato "muy típicos de mi tierra" me pongo Sonrisas y lagrimas y en versión original y disfruto como el primer día. 
Empezaré por el principio. Hace años, con dos de mis mejores amigos me fui a ver una película de acción, era Navidad y hacia un frío de mil demonios. Creo que como a todos los  adolescentes nos tiraba más las pelis de peleas con sangre, que las ñoñas de canciones o de amor.  Y acabamos viendo Sonrisas y lagrimas gracias a mi amigo Pere que se empeñó en verla. Nada más comenzar la película y viendo cantar a Julie Andrews “en castellano" lo primero que se me pasó por la cabeza fue pensar en el bodrio de película que íbamos a ver y lo segundo como putear a mi amigo "pues me equivoqué". 
      No  he sido nunca muy aficionado al género musical en el cine. Lo encontraba siempre aburrido, no podía soportar los típicos zapateados tediosos, ni esa excesiva elegancia y suntuosas puestas en escena que tapaba la historia que se quería contar. Pero eso cambió con  Sonrisas y lagrimas, sí  está por encima de otros musicales es precisamente por el ritmo pegadizo de sus canciones. Hay una diferencia muy clara entre cantar y bailar simplemente y la de contarnos una historia al mismo tiempo. La historia que nos cuenta es apasionada: Los celos de la prometida del capitán Von Trapp, los dilemas morales de la monja y una Austria annexionada por  los Nazis. Todo ello aderezado con el increíble trabajo del Director de fotografía: Ted D. McCord, que hizo una auténtica maravilla con las imágenes, y nos muestra unos paisajes, escenas cotidianas, luces, colores o sombras de manera increíble, que convierten esta película no solo en una buena película sino en algo más.
    Cuando salimos del cine, y después de comprar tres cucuruchos de castañas asadas, nos prometimos ir a conocer los lugares donde se había rodado la película. Y acordamos que todos los años allí donde nos encontráramos por Navidad, veríamos Sonrisas y lagrimas para no olvidarnos de lo que habíamos hablado. Por desgracia mis amigos no podrán cumplir con lo acordado. Después de un tiempo nos separamos, uno se fue al extranjero a trabajar y el otro a otra ciudad. Un día me avisaron de la muerte de uno de ellos en un accidente y un tiempo después la mujer del otro amigo me llamó también para comunicarme que su marido había muerto por un cáncer que le habían detectado hacia solo un mes.
       Para finalizar, nunca pensamos en la muerte cuando tenemos muchos años a un por vivir. Pero últimamente hay una cosa que me horroriza y que me tiene un poco obsesionado. Es pensar que cuando llegue al final de mis días y eche la vista hacia atrás, me dé cuenta de tantas y tantas cosas que quería hacer y al final no hice, entonces ya no habrá vuelta atrás. Por eso he decido escribir una carta con mis 6 objetivos mas importantes para el año que viene y uno de ellos es conocer Salzburgo.
Por cierto, la historia que cuenta  la película es verdadera y el capitán naval austriaco Georg von Trapp, su mujer y sus siete hijos  existieron y hoy dia algunos a un viven. Su vida y su huida de los nazis  fue lo que inspiró el famoso musical 'Sonrisas y lágrimas'.
Salzburgo.

Entradas populares de este blog

La mentira de las gafas progresivas baratas

Huevos llenos de Sangre.

La verdadera historia de Elsa la “leona”.