Manteros: Más allá de la diferencia entre "legal" y "legítimo".

Este jueves murió de un infarto un mantero senegalés en el barrio madrileño de Lavapiés, desatando una oleada de protestas callejeras y un amplio despliegue policial con cargas y pelotas de goma para dispersar a manifestantes. Se registraron múltiples destrozos en el mobiliario urbano, en sucursales bancarias y en vehículos policiales y otros, con el lanzamiento de piedras y otros objetos contundentes y se contabilizaron numerosos heridos y algunos detenidos. 
                                                                             Foto:      https://madridpress.com  
Con respecto a los políticos que no tardaron en presentarse en el lugar de los incidentes para ponerse delante de las cámaras. Y hacer un alegato contra el drama humano de la emigración, pidiendo inmediatamente una investigación y poniendo en duda la versión oficial, y además culpando a la sociedad…siento ¡asco!. Y con la única finalidad de obtener votos en las próximas elecciones. 
     Por otro lado, hay muchas personas que opinan que una ley aunque sea legal, no quiere decir que sea buena o justa. Por lo tanto,  los manteros sostienen que lo que hacen ellos es válido porque es legítimo por el hecho de transformarse en su sustento cotidiano y además por el tiempo que lo están haciendo les otorga un derecho al convertirse en una "tradición". Muchas personas tienen  claro que a lo largo de la historia de nuestro país muchas leyes promulgadas, han sido y son controvertidas e incluso injustificables; es decir, los actos que promueven son legales pero no legítimos. 
     A mi entender, creo que la legitimidad es aquello que mueve a la sociedad a acatar una orden aunque esta sea injusta. Por consiguiente, una persona “da igual el genero”que viene a este país hace 14 años, que no tiene papeles, que se dedican a vender productos falsificados de firmas importantes por las mafias y además se fabrican en muchos casos por niños en países del tercer mundo. Y dado que hacen una competencia desleal a los comerciantes al vender delante de sus negocios y estos ¡SI! pagan sus impuestos y dan trabajo a muchísima gente, no pueden pretender que se legalice lo que hacen. Por lo tanto, no creo que sea legítimo cometer una ilegalidad, que nos perjudica a todos y solo beneficia a las mafias. 
En esta foto del diario de las Provincias vemos el miedo que tienen los manteros a la Policía...ni se mueven.
Para finalizar, a mí me sorprende ver como en Barcelona, Valencia, Madrid etc. algunos partidos que gobiernan defienden a los manteros y a otros por el estilo, cuando están cometiendo un delito y además no pagan ni uno por esas ventas. Y estos mismos políticos sangran a los comerciantes a impuestos y si no pagas lo tienes claro, muchos incluso han cerrado. Este es un asunto complicado y difícil de resolver, porque al final estos pobres manteros se llevan migajas y las mafias son las que se enriquecen.

Entradas populares de este blog

La mentira de las gafas progresivas baratas

Huevos llenos de Sangre.

La verdadera historia de Elsa la “leona”.