O todos moros o todos cristianos…

El refranero español es muy sabio y es muy cierto. Por lo que se refiere a “O todos moros o todos cristianos”. Indica la necesidad de que las personas sean medidas por el mismo rasero o se apliquen las mismas reglas a todos, de forma que nadie resulte ni beneficiado ni perjudicado o discriminado por ellas. Este refrán me sirve para expresar mi repulsa y asco que me dan estos progresistas de izquierda que han llegado a cargos importantes de numerosos gobiernos autonómicos y municipales, y su primer objetivo ha sido cargarse a los cristianos y a la iglesia católica. 


En relación con los inicios del cristianismo, he de recalcar que ha sido una religión perseguida. Hemos padecido a lo largo de la historia, envidias, hemos sido perseguidos, difamados con un odio feroz hasta llegar al asesinato de la manera más ignominiosa que se le puede hacer a  un ser humano…en la antigüedad y en la actualidad. Hoy día se asesina a los cristianos de muchas maneras, en atentados, torturados, decapitados e incluso los crucifican. Y todo esto sin haber hecho nada “solo por su fe”. 
     No puedo olvidar las palabras de Jesús en el evangelio de S. Juan, 15,18: “Si el mundo os odia, recordad que primero me odió a mí”. Y en el 15, 20: “Igual que me han perseguido a mí, os perseguirán a vosotros”. Y desgraciadamente estas palabras no han dejado de cumplirse ni un solo siglo desde entonces, e incluso podemos decir que el siglo XX y lo que llevamos de XXI son los peores que hemos vivido en cuanto a persecución de cristianos. En Europa el 75% de las persecuciones actuales por motivos religiosos se centran en el colectivo cristiano. Se estima que son 200 millones los cristianos que viven en países de persecución religiosa y 100 millones más los que sufren discriminación por razón de su fe.
     Pero sabemos que la Iglesia católica en concreto es el colectivo o asociación mundial posiblemente más implicada en la lucha contra la pobreza en el mundo así como en la educación y en la atención médica y hospitalaria, especialmente dirigida al que menos recursos tiene a través de la caridad y la solidaridad. También se ha destacado en la búsqueda de un diálogo interreligioso, así como en la paz y en la reconciliación, utilizando la poderosísima arma evangélica del perdón. ¿Por qué, pese a todo ello, es perseguida? Solo desde el odio más ciego y más intolerante puedo entender el porqué de esta persecución al colectivo cristiano. Pero con tristeza tengo que ver como en mí país la hostilidad hacia los sentimientos religiosos cristianos va en aumento. Y lo que yo pido en mi blog es respeto, por el derecho que tenemos todos los ciudadanos a la libertad religiosa, proclamado en el artículo 18 de la Declaración de Derechos Humanos, y que de forma tan flagrante se está violando hoy en España.
      En el caso de la Comunidad Valencia, desde que gobierna el tripartito de izquierdas nos sentimos más perseguidos que nunca. Para ellos todo vale, incluso quitar una cruz de la fallada de una casa particular, eliminar los símbolos cristianos de los cementerios, de los belenes e incluso algún lumbreras prendía prohibir las procesiones de Semana Santa.…entre otra muchas cosas. 
Lo último del partidor Compromís, es que  propone que el delito de ofensa a una confesión religiosa se elimine del Código Penal, excusándose en una mala libertad de expresión. Pero hay una gran diferencia entre ofender a una creencia religiosa y libertad de expresión. Deseo subrayar, que hay quien piensa, que si eres de izquierda y progresista todo se te está permitido. Incluso cantar canciones que hablan de asesinatos, violaciones, ejecuciones a personas determinadas y apoyar con sus letras a las bandas terroristas. Y si eres de derechas y en un pleno le dices a una concejala que se vaya a casa a fregar por a discusión que mantenían, se monta una campaña en contra de ese hombre tan brutal pidiendo su cabeza…que está acabado. 
     De ahí que   Compromís, que se dedicaba a hacer escraches a políticos del PP en su propia casa y con su familia dentro, a eso le llamaban libertad de expresión. Cuando el escrache se lo han hecho a la lideresa de Compromís Mónica Oltra, lo ha denunciado como un acto fascista y acoso a ella y a su familia. Y para Acabar, la libertad es el tesoro más preciado que poseemos el ser humano, es el principio fundamental que rige todo y es lo que hace que nos sintamos libres. Pero no podemos pedir libertad para nosotros y negársela a los demás.

Entradas populares de este blog

La mentira de las gafas progresivas baratas

Huevos llenos de Sangre.

La verdadera historia de Elsa la “leona”.